La industria española del cannabis: 17.000 millones de euros a la espera de un cambio legislativo

El negocio del cannabis puede llegar a generar 16.600 millones de euros en España en 2028, según el cálculo de la tercera edición del European Cannabis Report, un estudio realizado por la consultora Prohibition Partners y que analiza el potencial del mercado europeo, que “está llamado a ser el mayor del mundo, pero aún no….”

En ese lacónico “aún no” reside la duda razonable en cuanto a la lluvia de millones de euros y miles de empleos que generará la industria. Sobre el papel, Europa va a seguir el camino que está marcando Norteamérica en lo que concierne a la legalización del cannabis, pero, de momento, las verdes praderas del cannabis industrial y los tímidos avances del cannabis medicinal contrastan con la parálisis legislativa de Bruselas y de las capitales europeas: el cannabis sigue estando en la lista de las “drogas duras” fiscalizadas por la ONU desde 1961.

Sea como fuere, las oportunidades del mercado europeo son manifiestas. El estudio estima que el 12% de los adultos europeos son usuarios del cannabis, y calcula que el mercado europeo alcanzará un valor de 115.700 millones de euros en 2028, de los que algo más de la mitad (60.300 millones) corresponde al mercado recreacional y el resto (55.200) al medicinal. Además, y fuera de este sumatorio, el mercado industrial de cannabis ascenderá en esa fecha a 180.800 millones, de modo que el total frisará los 300.000 millones de euros.

Si nos ceñimos a España, el mercado potencial para dentro de una década puede ascender a 16.600 millones de euros, un 6% del negocio europeo. Esa cifra se desglosa de la siguiente forma, tal y como aclara el gráfico: 3.100 millones para el cannabis medicinal, 3.400 millones para el cannabis recreacional y 10.100 millones para el cannabis industrial.

Para llegar a estas cifras, la consultora se basa en los patrones de consumo de cannabis actuales en España: el 17,1% de los jóvenes adultos (de 18 a 34 años) utilizaron cannabis y sus derivados en el último año, según los datos de la encuesta EMCDDA.

La industria española del cannabis opera en un área de “sombra legal”, según el informe. “Esta circunstancia ha permitido el surgimiento de clubs cannábicos y una vibrante industria de microproducción. Históricamente, estos negocios han influido en los legisladores a través de cooperativas que influyen sobre los gobiernos locales y han podido resultar un freno para las multinacionales. Sin embargo, la sociedad entre el productor canadiense de cannabis Canopy Growth y el productor español de morfina Alcaliber por 200 millones de euros en marzo de 2018 selló el interés internacional por el mercado español”.

“España ha amasado una serie de empresas de semillas y fuerza de trabajo especializada que pueden resultar atractivas para empresas internacionales e inversores. En los últimos 25 años, el movimiento social del cannabis ha establecidad una sólida y amplica red de aliados, incluyendo asociaciones de usuarios de cannabis, grupos de apoyo a pacintes, iniciativas para la reforma de la ley, médicos, abogados e industrias como los grow-shops y los bancos de semillas”.

El estudio European Cannabis Report analiza el estado actual de la legislación nacional en cada país, analiza el mercado potencial en un horizonte de diez años, y desglosa este mercado en tres grandes áreas: cannabis recreativo, medicinal e industrial.

Vamos con ellas:

Cannabis recreativo y la ‘guerra contra las drogas’

“El cannabis recreacional es predominantemente ilegal en Europa, por más que existen una serie de áreas de sombra en las que varias ciudades y regiones operan en los límites de la ley. Ciudades como Barcelona, Amsterdam y Copenhage son bien conocidas por sus clubs privados, coffeeshops y mercados al aire libre, pero ninguna de ellas ofrecen una solución viable para la legalización del cannabis”.

“Cada país tiene su propio enfoque a la hora de afrontar el cannabis, desde la despenalización al estatus reducido. Sin embargo, el cannabis aún es percibido como parte de la más amplia ‘guerra contra las drogas’ en Europa por la Interpol y otras agencias antidroga. A pesar de que más de once países han despenalizado el uso personal del cannabis, ningún estado europeo ha implementado un mercado cannábico totalmente regulado. La única jurisdicción que se está moviendo en esa dirección es Cataluña. De cualquier manera, es muy posible que surjan nuevas propuestas de ley a medida que el caso vaya cogiendo fuerza a partir del aprendizaje internacional”.

Recordemos que la ley catalana de 2017 que regulaba el cultivo y transporte de marihuana fue tumbada por el Tribunal Constitucional el pasado mes de septiembre. Por tanto, por más que Cataluña se la única región de Europa que se está moviendo en “esa dirección”, lo cierto es que sus competencias son insuficientes para impulsar un cambio del estatus legal de la planta.

Cannabis medicinal: no es el futuro, es el presente

El cannabis medicinal -alto en CBD- es legal en 44 países del mundo, incluyendo 22 europeos. Aunque el número actual de usuarios es muy inferior a quienes lo fuman (recurriendo al mercado negro o al autocultivo: no hay otra), las perspectivas para la próxima década no pueden ser más esperanzadoras: 55.200 millones de euros en 2028, apenas un poco menos del negocio previsto para la marihuana recreativa. De hecho, el mercado actual del CBD farmacéutico ya asciende a 2.000 millones de dólares, según las estimaciones de la European Industrial Hemp Association (EIHA).

En un artículo firmado por el profesor Michael Barnes, profesor de Rehabilitación Neurológica, el doctor se pregunta “¿Se utilizará el cannabis en los sistemas de salud del futuro? La respuesta es definitivamente sí. El cannabis es ahora legal para propósitos médicos en 44 países del mundo y este número crece mes a mes. Es, según nuestro punto de vista, el desarrollo médico más excitante del siglo XXI”.

El imparable empuje del cáñamo industrial

Si espectacular va a ser el crecimiento del negocio cannábico, no menos impresionante es el crecimiento de la producción de cáñamo industrial en Europa. El cáñamo carece del componente enteogénico del cannabis, pero es una excelente fuente de CBD, el principal cannabinoide del cannabis medicinal. La superficie de cultivo dedicada al cáñamo industrial se ha multiplicado por siete en apenas cinco años, pasando de apenas 8.000 hectáreas en 2011 a más de 56.000 en 2016, según The Cannabis Report. Estos cultivos atienden un negocio, el del CBD para cosméticos y suplementos alimenticios) que va a pasar de 144 millones de euros en 2017 a 860 millones en 2020, según una investigación de la firma Brightfield Group, citado en el informe.

Francia, uno de los países más restrictivos al cannabis recreacional en Europa, acapara, sin embargo, la mitad de la superficie dedicada al cultivo de cáñamo en el continente.

Más información en Prohibition Partners.

2018-11-08T09:48:14+00:0022/10/2018|Cáñamo, España, Europa, Mercado|

Deja tu comentario