Las drogas han ido difuminándose como un problema para los españoles, según la encuesta que hace el CIS desde 1985

El principal quebradero de cabeza de los españoles ha sido, es y, mucho nos tememos, que seguirá siendo el paro: el 60,6% de los encuestados por el CIS en febrero de 2019 sitúan el desempleo como su principal preocupación, un asunto que siempre encabeza las preocupaciones de los españoles, con un mínimo del 37% en 2007 y un abrumador máximo del 94,4% en 1985, según la línea temporal de la encuesta del CIS. Aquel año el desempleo alcanzó al 21,5% de la población, el máximo en democracia hasta entonces, pero muy por debajo de lo que estaba por venir en los 90.

Tres años después, el paro seguía siendo el principal problema de los españoles pero, súbitamente, las drogas se habían convertido en el segundo problema del país, un quebradero de cabeza para la mitad de los españoles, muy por delante de la economía (señalada por el 10% de los encuestados) y la política (apenas un 1,6%). Eran los tiempos en los que Antonio Escohotado aparecía en los debates de la TV intentando defender su postura antiprohibicionista frente a las madres contra la droga.

Poco a poco, la droga dejó de estar entre los problemas de cabecera de España. Los conflictos sociales asociados al consumo de drogas de abuso fueron mitigándose y la sociedad aceptó que las drogas -legales o no- estaban aquí para quedarse. Con el cambio de siglo, los españoles dejaron de preocuparse por la droga y hoy solo un 0,2% de los encuestados por el INE la considera un problema importante para el país.

¿Está España madura para abrir el debate sobre la despenalización de las drogas, como ya ha sucedido en otros países de nuestro entorno? Los resultados del 28-A nos darán una respuesta a esta cuestión.

Gráfico elaborado a partir de los datos del CIS. Con información de El País.

Y además:

Mapa del consumo de cannabis en Europa