Fidel Moreno, Héctor Márquez y Fernanda de la Higuera en La Térmica de Málaga.

Héctor Márquez, periodista y activista, tras la jornada ‘La legalización del cannabis’ en Málaga

El pasado viernes, La Térmica de Málaga acogió una interesante jornada con el título ‘La legalización del cannabis. ¿María en libertad o sólo en farmacias?’. El anfitrión fue el periodista y activista malagueño Héctor Márquez, comprometido desde hace décadas en la legalización de la marihuana (y todo lo demás). Como Málaga nos pillaba a trasmano, hablamos con Héctor por teléfono horas antes de la mesa redonda.

Solo fue necesaria hacer una pregunta para que el inagotable chorro de erudición que es Márquez nos regalara una foto fija de la situación de la marihuana en nuestro país. La pregunta es “¿Qué está pasando con la marihuana en España?

“En el mundo del cannabis la situación es bastante compleja: hemos pasado de una situación de permisividad blanda, en la que los ataques solo se hacían contra los grandes traficantes, se permitía el uso, florecían los growshops… a una de persecución y creciente incertidumbre jurídica. Lo que está pasando es que las farmacéuticas están presionando a los gobiernos -y el español es el que más está poniendo el culo- para ganar una posición preponderante ante un negocio que se ha visto que es muy floreciente: se está viendo que el cannabis es uno de los grandes negocios del siglo XXI. Las farmacéuticas no quieren dejarlo en manos de los consumidores sino situarlo en una posición de impasse que les permita hacerse con toda la tarta. Todavía no sabemos cómo se va a regular la marihuana pero corremos el riesgo de que caiga en manos de los médicos, y no me estoy refiriendo a médicos individuales sino a estamentos colegiales que comen de la mano de las farmacéuticas”.

“Los partidos políticos han empezado a pasar de puntillas, quitando a Podemos, que creo que tiene un discurso un poco de otra época. Hoy en día se están creando marihuanas completamente diferentes a las que existían, en España no se consumía marihuana hasta hace quince años, se fumaba hachís y ahora se consume y se vende, porque hay una facilidad tremenda de acceder a ella. Eso está permitido de facto, pero legalmente… está penalizado, puedes tener un número de plantas pero eso está a criterio del juez. Ahora es algo a voluntad, gracias una legislación lo bastante ambigua como para que el fiscal decida si vas a servir de escarmiento o no, lo que genera una enorme inseguridad jurídica”.

Le comento a Héctor la reciente jornada sobre el cannabis organizada por Podemos en Ibiza, en la que los ponentes desvelaron que fue el partido gobernante, el PSOE el que se opuso con mayor ímpetu en dialogar sobre la marihuana medicinal en el Congreso de los Diputados. No parece sroprendido:

“El gobierno del PSOE se ha bajado los calzones hasta los tobillos y el argumento es: no hay evidencia científica suficiente. Te pongo en antecedentes: todo esto viene del intento de Bayer de intentar comprar alguna firma de medicinas naturales alemana. En Alemania el 60% de los alemanes están eligiendo medicinas naturales para su tratamiento… pagadas por la Seguridad Social. En un tiempo, las farmacéuticas veían que tenían la sartén por el mango, pero de un tiempo a esta parte ven que se están vendiendo menos medicamentos y más medicinas naturales. Cuando les han intentado comprar, las empresas de medicina natural ya tenían suficiente peso como para rechazar el intento de compra de la Bayer. ¿Cuál es el siguiente paso? Intentar prohibirlas. Esa es la mecánica y para ello presionan como un lobby a un gobierno (el español) que les debe cantidades ingentes de dinero desde la Seguridad Social. Con una deuda de tres años, si quieres que te siga vendiendo medicamentos me vas a ayudar a esto…»

Márquez se refiere a la campaña impulsada por el gobierno saliente del PSOE para prohibir o marginalizar las terapias alternativas. Es en este contexto donde se entiende mejor la persecución de la marihuana:

“Ahora mismo no puedes hablar de la marihuana como un concepto global. Tienes que hablar de esta cepa determinada o esta otra porque han ido aumentando para mejorar los niveles psicoactivos. Son plantas que tienen un equilibrio completamente diferente entre los distintos cannabinoides. La marihuana puede tener efectos psicoactivos, pero también relajantes. Todas las plantas que tienen algún principio activo tienen una combinación de alcaloides para que funcionen en conjunto, el famoso efecto séquito. Lo que abogo es por el paradigma de las plantas. El organismo planta se estructura para garantizar su supervivencia y ahora mismo el ser humano es el principal vector que tienen las plantas para permitir su reproducción y expansión. Las plantas mutan constantemente para proporcionarnos aquello que necesitamos, eso está más que demostrado. Las plantas son inteligentes pero utilizan todas las estrategias (flores, olores) para que tú le ayudes, porque ella solita no puede. Además, nos estamos cargando otras especies que antes fueron las principales especies de vectorización, las plantas mutan en seguida. Eso sí es ciencia”.

Por otra parte:

“Fue el PSOE, no el PP, el que tumbó en el Congreso nuestra propuesta de legalización del cannabis”