Así se gestó (y se tumbó) la propuesta de despenalización del cannabis de Podemos

Mae de la Concha y Miguel Vila son los dos diputados de Podemos que el pasado mes de octubre presentaron en el Congreso de los Diputados una propuesta no de ley para legalizar el cannabis en España. La propuesta fue escuchada con interés y, a continuación, enviada al sueño de los justos (una subcomisión) por el resto de las formaciones políticas del Congreso de los Diputados, especialmente por el partido del Gobierno, el PSOE y, algo más tibiamente, por el Partido Popular.

De la Concha y Vila participaron junto con la vicepresidenta del Consell de Ibiza, Viviana de Sans, en una jornada pro legalización del cannabis en Ibiza, y allí narraron las vicisitudes del trámite parlamentario de su propuesta de despenalización de la marihuana. Solo Podemos y Ciudadanos contemplan en sus programas electorales la legalización de la planta.

“Es evidente que la regulación del cannabis se va a hacer. Lo que tenemos que ver es cómo y en beneficio de quién”, explicó durante su intervención Mae de la Concha, candidata de Unidas Podemos por Mallorca. De la Concha contó cómo la propuesta de regularización de Podemos fue recibida “con risitas” y “condescendencia” en el hemiciclo. Si bien los diputados escucharon con atención la propuesta no de ley de la formación morada, ésta fue condenada por la vehemente oposición del PSOE. Sin embargo, y contra todo pronóstico, “el PP nos escuchó con mucha atención”, en tanto Ciudadanos antepuso la regulación de la marihuana medicinal, y votó, como el resto, por formar una “subcomisión”, el eufemismo para enviar cualquier propuesta al sueño de los justos, según explicó Mae de la Concha.

El gran negocio del cannabis en España

Sea como fuere, “detrás del cáñamo hay muchísimo dinero, como demuestra el hecho de que Juan Abelló -buen amigo del PP- tenga una enorme plantación de marihuana medicinal en España, la única legal”. De la Concha se refiere a Alcaliber, la empresa que también tiene el monopolio del cultivo de opio en España y que Abelló vendió el año pasado al fondo británico GHO.

Los diputados de Podemos esgrimieron uno de los argumentos más poderosos para la legalización: “el ahorro en sanidad, prisiones, represión y energía eléctrica”, así como los ingresos fiscales que generaría la legalización de la planta, que Miguel Vila cifró en una horquilla de “entre 2.000 y 3.000 millones de euros”, “si logramos captar todo el mercado ilegal”.

“El cannabis no mata, y eso es algo que reconoce incluso el ordenamiento jurídico español”, explicó Miguel Vila, diputado por Burgos en la recién finalizada legislatura. Vila enarboló un contundente discurso antiprohibicionista en el que defendió el modelo español de clubes cannábicos, un modelo que “es motivo de estudio y se está aplicando en países como Bélgica y Uruguay”. El político calculó que existen 1.200 clubes cannábicos en España, si bien el economista Iván Ayala, también presente en la mesa redonda, elevó hasta 2.000 este número.

“La pregunta -concluyó Vila- no es por qué defendeos la revocación de la prohibición del cannabis, sino qué argumentos tienen quienes quieren mantener una prohibición que ha fracasado”.

Con información de El Confidencial y El Diario.

Te puede interesar:

Cómo los impuestos del cannabis ayudan a financiar la educación y la salud

“Hay gobiernos europeos que legislan para proteger los intereses de la industria farmacéutica”