El manicurado ‘en seco’ es un método bastante de moda hoy en día, donde se cuelgan las ramas boca abajo para que se sequen de forma lenta, sin recortar las hojas de los cogollos previamente. Al no deshacernos de las hojas de las flores, puede pensarse que la marihuana se seca de una forma más uniforme, ya que la materia verde extra retiene mejor la humedad dentro de los cogollos.

Realmente esto puede suponer un gran riesgo: en un clima de alta humedad estamos exponiendo nuestra cosecha a la aparición de moho, debido a toda la humedad que puede quedarse atrapada y a la falta de transpiración del aire, que no puede pasar a través de las flores para secarlas de manera efectiva.

Además, al quedar la humedad retenida durante el secado, se obtiene un producto final con un cierto «olor a trapo mojado» que en nada ayuda a discernir los distintos matices aromáticos de la variedad cultivada.

Una vez secos, se retiran las hojas rizadas alrededor de los cogollos, lo que también puede ser un trabajo muy laborioso, por lo que este manicurado ‘en seco’ requiere de al menos el doble de tiempo que el que se realiza ‘en fresco’, además de tener que esperar los 15-30 días que dure el secado en estas condiciones.

El manicurado ‘en fresco’, en cambio, suele ser la forma más natural de limpiar los cogollos nada más terminar de cosechar, cuando las hojas, tallos y cogollos están hidratados y maleables, por lo que la tarea se hace mucho menos laboriosa que cuando las flores se han secado y las hojas se han curvado quedando enmarañadas.

Así, en el manicurado ‘en fresco’ se puede manipular con cierta comodidad el cogollo, torciéndolo para obtener mejores ángulos y dejándolo más limpio. Además, siempre podremos utilizar las hojas sobrantes, que cuentan con tricomas en su superficie, para elaborar hachís o extracciones.

Al dejar los cogollos sin hojas, lo que estamos permitiendo es que el aire seque mejor todas las cavidades de las flores, evitando así el riesgo de moho y favoreciendo la circulación del aire y, por tanto, permitiendo un secado más rápido y efectivo.

En el vídeo que encabeza este artículo os mostramos el método de manicurado ‘en fresco’ que utilizamos en Cannopia, así como el posterior secado con un ingenioso sistema de cajas y pequeños ventiladores, un método tan sencillo como efectivo y que puedes construir tú mismo con muy poco esfuerzo.